Fármacos biotecnológicos

Anticuerpos monoclonales, las ‘balas mágicas’ contra las enfermedades

En 1975, la biotecnología no sólo asistió al espectacular nacimiento de la técnica del ADN recombinante. También fue el año en el que los científicos Georges KöhlerCesar Milstein decidieron fusionar células defensivas (linfocitos) con células cancerosas (procedentes de mieloma) para obtener lo que se conocería como hibridoma: esta línea celular inmortal tenían las dos características básicas de las células originales, la producción de anticuerpos y la división ‘infinita’.

Los hibridomas producían anticuerpos monoclonales, que cuentan con una pureza excepcional, al ser capaces de unirse a un antígeno de manera específica. Por este trabajo, Köhler y Milstein recibieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1984.

anticuerpos-monoclonales

Los anticuerpos monoclonales serían pronto investigados para su posible uso en medicina. Gracias a décadas de experimentos, la ciencia ha logrado demostrar que son muy útiles en el inmunodiagnóstico, el tratamiento de enfermedades autoinmunes e inflamatorias, el diagnóstico y tratamiento de tumores o la investigación en inmunología. Aunque fueron descritos en 1975, tendríamos que esperar hasta 1994, año en el que fue autorizado el primer anticuerpo monoclonal por la FDA.

linfocitotÉste sería el muromonab, una “bala mágica” que reconocía y atacaba a una proteína de la superficie de linfocitos T, de forma que era usado en pacientes en los que se hubiera realizado un trasplante. El único “pero” que tuvo esta autorización fue que se trataba de una proteína obtenida de de ratones, por lo que provocaba fuertes reacciones por parte de la persona a la que se administra el fármaco. La ingeniería genética debía ser la técnica adecuada para “cambiar las piezas” de la proteína producida (el anticuerpo monoclonal), y de este modo, ser capaces de humanizar los anticuerpos monoclonales.

Dos años después, Gregory Winter en la Universidad de Cambridge logró humanizar anticuerpos de ratón. Usando la ingeniería genética, consiguieron ratones transgénicos capaces de producir anticuerpos como si tuvieran origen humano. Su trabajo sería publicado en la revista Nature, y sería años después galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación, junto con Richard A. Lerner.

Tras superar aquel reto, el segundo anticuerpo monoclonal autorizado llegaría en 1994. En 1997 se aprobaría el siguiente, y en 2000 otro. En la actualidad, la terapia con anticuerpos monoclonales representa el área de crecimiento más grande de la industria farmacéutica. En función de su origen (murino, quimérico, humanizado o humano), cada fármaco presenta un sufijo diferente:



En las última década, el avante de la medicina mediante el uso de anticuerpos monoclonales ha sido espectacular. Hoy en día estos fármacos son utilizados en el tratamiento del cáncer, de la artritis reumatoide, la psoriasis. Algunos de los anticuerpos monoclonales más famosos son los siguientes:

linfoma-no-hodgkinEl rituximab forma parte del conjunto de terapias dirigidas investigadas en los últimos años. Fue aprobado para tratar ciertos tipos de linfoma no Hodgkin de células B, y es capaz de reconocer una molécula denominada CD20, que se encuentra en las células B. Cuando el anticuerpo se une a su “diana”, desencadena una respuesta inmunitaria que termina con la destrucción de estos tipos celulares (activando la apoptosis). Fue desarrollado por Genentech, histórica biotecnológica que pertenece actualmente a Roche. Se comercializa con tres marcas diferentes: RituxanMabThera y Zytux.
celulas-cancer-mama-sEl trastuzumab fue otro de los grandes logros de la investigación contra el cáncer. Comercializado bajo el nombre de Herceptin, se usa en pacientes con cáncer de mama que expresen exageradamente la proteína HER2. También fue investigado por Genentech. En este caso, se trata de un anticuerpo humanizado IgG1, y ayuda a mejorar la supervivencia de pacientes que, en el caso de que sobreexpresen HER2, tienen menos posibilidades de mantenerse con vida. Puede usarse también en personas con cáncer de estómago o de esófago.

 

cancer-colonEl cetuximab es un anticuerpo monoclonal quimérico (humano/ratón) muy usado en el tratamiento del cáncer de colon. En Estados Unidos es comercializado por las compañías farmacéuticas Bristol-Myers Squibb y Eli Lilly, mientras que Merck se encarga de distribuirlo en Europa. Funciona como inhibidor del receptor del factor de crecimiento epidérmico, y también puede actuar en la terapia del cáncer de pulmón o el cáncer de cuello y cabeza. Se comercializa con el nombre de Erbitux.

 

Organiza

twitter

Financian